Trabajar en Chile

Un modelo de crecimiento y estabilidad

La economía de Chile es la quinta que más rápido se desarrolla en Sudamérica y la más estable, a pesar de las fluctuaciones del mercado mundial en los últimos años. Chile, que según evoluciona hacia el desarrollo necesita diversificación, ofrece muchas oportunidades para personas con espíritu emprendedor.

Trabajar en Chile

El mercado laboral para extranjeros

La economía chilena ha sido un ejemplo para muchos países en vías de desarrollo ya que ha sobrevivido las tormentas de recesión de los últimos años y los desastres naturales. Siempre con unas estadísticas de crecimiento respetables, sigue atrayendo inversión extranjera. 

Esto se debe en gran parte a la reputación del país de ser el lugar más seguro para hacer negocios en el continente y presume de tener uno de los índices de crimen y corrupción más bajos de acuerdo con las mediciones de observadores internacionales. Además de estas rotundas afirmaciones, Chile tiene la ventaja de la estabilidad política y un mercado comparativamente libre al que agradecer que sea una propuesta tan atractiva para empleadores e inversores.

Pero mientras que se ha destacado el crecimiento económico, en los últimos años, el país ha estado bajo presión para cambiar el centro industrial de la extracción mineral y la dependencia en exportaciones de cobre hacia un portfolio más equilibrado de negocios exitosos. Este acercamiento a la diversificación ha atraído inversiones de grandes multinacionales como Coca-Cola o Nestlé y gigantes de la tecnología como Microsoft, intel e IBM, sobre todo en Santiago. Como alternativa, el turismo y la industria hostelera muestran firmes signos de crecimiento y pueden ofrecer grandes oportunidades para empresarios extranjeros. 

La demanda en el sector servicios de trabajos apropiados para extranjeros, como puede ser la enseñanza de inglés, sigue siendo elevada, y los institutos de idiomas normalmente no son tan exigentes respecto a la cualificación como en otros países. No obstante, aquellos que quieran dar clases en el sistema educativo, necesitan un certificado de enseñanza o un título equivalente.

El mercado laboral para extranjeros

La economía chilena ha sido un ejemplo para muchos países en vías de desarrollo ya que ha sobrevivido las tormentas de recesión de los últimos años y los desastres naturales. Siempre con unas estadísticas de crecimiento respetables, sigue atrayendo inversión extranjera. 

Esto se debe en gran parte a la reputación del país de ser el lugar más seguro para hacer negocios en el continente y presume de tener uno de los índices de crimen y corrupción más bajos de acuerdo con las mediciones de observadores internacionales. Además de estas rotundas afirmaciones, Chile tiene la ventaja de la estabilidad política y un mercado comparativamente libre al que agradecer que sea una propuesta tan atractiva para empleadores e inversores.

Pero mientras que se ha destacado el crecimiento económico, en los últimos años, el país ha estado bajo presión para cambiar el centro industrial de la extracción mineral y la dependencia en exportaciones de cobre hacia un portfolio más equilibrado de negocios exitosos. Este acercamiento a la diversificación ha atraído inversiones de grandes multinacionales como Coca-Cola o Nestlé y gigantes de la tecnología como Microsoft, intel e IBM, sobre todo en Santiago. Como alternativa, el turismo y la industria hostelera muestran firmes signos de crecimiento y pueden ofrecer grandes oportunidades para empresarios extranjeros. 

La demanda en el sector servicios de trabajos apropiados para extranjeros, como puede ser la enseñanza de inglés, sigue siendo elevada, y los institutos de idiomas normalmente no son tan exigentes respecto a la cualificación como en otros países. No obstante, aquellos que quieran dar clases en el sistema educativo, necesitan un certificado de enseñanza o un título equivalente.

¿Este artículo te ha sido de ayuda?

¿Quieres hacernos algún comentario, sugerencia o pregunta sobre este tema? Escríbenos aquí: